A las alteraciones del gusto se lee conoce médicamente como disgeusia o parageusia. Por lo general, sentir el sabor metálico no supone una enfermedad crónica. Sin embargo, se recomienda consultar con un especialista odontológico para conocer si existen condiciones de salud bucodental que lo esté provocando. Con ayuda de nuestro dentista en Murcia puedes conocer bien todas las causas del sabor de boca metálico, y c reducir esta molestia.

Causas del sabor metálico en la boca

Aunque el sabor a hierro en la boca resulta molesto, no ocasiona otros problemas de salud. Esto quiere decir que es fácil de resolver o bien, con los días desaparece por sí solo. Pero para indicar un tratamiento óptimo debes conocer qué ocasiona el sabor a óxido en la boca.

Una opción es al dentista para conocer las causas de sabor de boca metálico. Cada caso es diferente y hay que tratarlo de forma personalizada para reducir el riesgo de presentar el sabor de boca a metal.

1. Higiene bucodental insuficiente

Es desagradable presentar sabor metálico en la lengua durante poco o mucho tiempo, te alegrará saber que del sabor metálico en la boca causas la más común se debe a algo que haces mal

Una inadecuada limpieza de la boca ocasiona procesos infecciosos como la caries, periodontitis o gingivitis. A su vez, estas enfermedades pueden causar mal aliento y que se sienta en la boca sabor a metal.

Acudir con prontitud al dentista para una revisión puede evitar que se prolongue este problema. Este profesional puede realizar una revisión y limpieza profunda, además de educar sobre la correcta limpieza bucodental, para que ya no digas más: tengo sabor metálico en la boca.

2. Determinados medicamentos o fármacos

Una de las causas más comunes del gusto metálico boca está relacionado con medicamentos. Y lo sabemos porque generalmente la alteración del gusto queda resuelta una vez que se abandona el tratamiento.

Hay más de 200 medicamentos que pueden ocasionar que sientas sabor metal. Esto ocurre con frecuencia con antibióticos, antifúngicos, antihistamínicos, antivirales y antidepresivos. También es bastante común en pacientes que están bajo tratamiento cardiovascular, bien sea de hipertensión, arritmias o insuficiencias cardiacas.

Sedantes y fármacos para problemas gastrointestinales son otra causa del sabor a metal en la boca. Por eso, es necesario que informe al especialista sobre todos los medicamentos que está tomando, para determinar la causa del sabor hierro boca.

3. Algunas enfermedades como la diabetes, afecciones de hígado o de riñones.

Otra razón que pudiera ocasionar el sabor de sangre en la boca es que se tenga una enfermedad crónica, por ejemplo: diabetes, problemas en riñones e hígado.

Los diabéticos sufren de gusto a hierro en la boca, pues con frecuencia padecen enfermedades periodontales por sequedad bucal. Problemas renales causan acumulación de desechos que se reflejan en sabor sangre boca, que no desaparece con el cepillado.

La halitosis es un signo de que hay algo mal en tu salud, a veces en hígado. La razón es que este órgano está segregando mucha cantidad de bilirrubina a la sangre. El sabor metálico en la boca y dolor de estómago podría ser un indicio de que hay un problema en el hígado. Si después del cepillado el aliento a sangre no se va, acude al médico.

4. Altos niveles de minerales por ingesta de suplementos vitamínicos

Muchos que toman vitaminas dicen la boca me sabe a metal, pues la ingesta de estos medicamentos ha sido excesiva.

Aun cuando las vitaminas son necesarias para el organismo, no siempre necesitamos tomarlos y pueden causar aliento metálico. Muchos de estos están elaborados a base de metales pesados que pueden causarte ese molesto sabor metálico en la boca, que desaparece al detener el tratamiento.

5. Alergias o infecciones

Una persona alérgica o con rinitis puede presentar sabor a sangre en la boca y preocuparse en exceso.

El sabor a sangre en la boca puede ser una consecuencia de una infección, como la rinitis o la sinusitis. Lo mismo ocurre si el paciente tiene congestión nasal. Si tienes mal sabor de boca y no se resuelve, quizás necesites una revisión para evaluar sangrados ocultos.

6. Tratamientos contra el cáncer

Es común que cause el sabor metálico en la boca ansiedad, pues es bastante desagradable. De esto conocen bien los pacientes bajo tratamiento oncológico.

El sabor metálico en la boca cáncer es bastante común después de una quimioterapia o radioterapia. Esto sucede porque tales procedimientos irritan las papilas gustativas, alterando la percepción de los sabores; incluso comer una tostada o tomar agua supone un mal sabor de boca.

7. Trastornos hormonales durante el embarazo

Sabor a metal en la boca y mareos son algunos de los síntomas del embarazo. Por lo general, estos desaparecen a medida que avanza el proceso, o bien, una vez que se da a luz.  

Durante el primer trimestre de embarazo, se puede presentar un sabor a sangre en la boca por las mañanas. Esto a razón de que las hormonas están en constante fluctuación, y eso a su vez, provoca alteración en los sentidos. Puedes sentir mal sabor al comer o bien incluso que todos los aromas te sean desagradables.

8. Trastornos en el sistema nervioso

Los trastornos del sistema nervioso pueden causar boca sabor metálico, pues el cerebro es el encargado de controlar el sentido del gusto.

Algunos pacientes con demencia presentan sabor metálico en la boca. Esto ocurre porque las papilas gustativas están conectadas con el cerebro, en estos pacientes el sabor a sangre en la boca ansiedad puede generar. También es posible que se asocie con otros síntomas como el sabor a metal en la boca y dolor de cabeza.

Consejos para reducir el sabor metálico en la boca

Para eliminar el gusto a metal en la boca, un primer paso es ir al dentista de confianza. Recuerda, este es un síntoma y no una enfermedad. Por eso, es importante atender la causa. Además, estas recomendaciones te ayudarán a reducir o eliminar el problema.

Recomendaciones para eliminar sabor metálico en la boca

Algunas de las recomendaciones que te damos cuando dices la boca me sabe a sangre, son las siguientes:

  • Tener una buena higiene bucal para eliminar la placa bacteriana u otra enfermedad bucodental.
  • Hacer gárgaras con enjuague bucal después de cada cepillado evita el gusto metálico en la boca.
  • Evitar o reducir el consumo de alimentos y bebidas cítricas y picantes.
  • Hidratarte bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.