La sequedad bucal es un trastorno odontológico que supone la poca producción de saliva. Aunque en algunos casos esto es una consecuencia del uso de algunos medicamentos u ocurre cuando ya hemos llegado a la vejez, es necesario acudir a un dentista para hacer una evaluación del problema.

¿Qué es la sequedad bucal?

Cuando hablamos de sequedad bucal o xerostomía nos referimos a la condición de sequedad de la mucosa bucal. Por lo general, esto es una consecuencia de la disminución patológica o funcional de producción de saliva. Este proceso puede ser crónico o transitorio. No obstante, hay que pedir ayuda profesional pues este puede complicar otras patologías como las caries o la gingivitis.

Mantener la boca húmeda es importante pues la saliva ayuda a prevenir las caries dentales. Esta neutraliza los ácidos que producen las bacterias, limitando el crecimiento de estas y eliminando partículas de comida que proliferan estos microorganismos. Además, la saliva también nos permite tener la capacidad de degustar, así como facilita la masticación y la deglución. Sin mencionar que sus enzimas ayudan a la digestión.

En algunas ocasiones, la xerostomía es tan solo una simple molestia, y muchas veces solo se trata de sequedad bucal nocturna. Sin embargo, puede ser que en algunos pacientes suponga una afección a nivel de salud en general. Por lo tanto, afecta no solo dientes y encías, sino también el disfrute de la comida y el apetito.

Origen de la xerostomía

El origen de la sequedad bucal no se puede enmarcar en un solo motivo. De hecho, este puede producirse como resultado de una alteración en las glándulas que producen la saliva. Pero también, puede nacer de un desequilibrio sistemático. De allí que se considere una sensación subjetiva por disminución o ausencia de la saliva.

Otros nombres con los que se le conoce son asialorrea, hiposalivación o xerostromía. Aunque es bastante común tener sequedad bucal por la noche, cuando esta persiste, es necesario acudir al dentista para que determine las causas de sequedad bucal e indique el tratamiento correcto.

xerostomía

Tipos de sequedad bucal

Las categorías de sequedad se han creado de acuerdo a los síntomas que estás presentan. Vale mencionar que determinar qué tipo de xerostomía tiene el paciente será fundamental para indicar el tratamiento correcto. A este respecto, hay dos tipos de sequedad bucal:

Xerostomía reversible

Se le conoce como sequedad bucal reversible a la producción escasa de saliva que puede estimularte. Por lo general, esto ocurre cuando la persona está sometida a mucho estrés, en la ingesta de algunos medicamentos, cuando hay desequilibrio en la dieta o bien ante la ausencia de piezas dentales.

Xerostomía irreversible

Este tipo de sequedad bucal es difícil de estimular ya que se presenta por el daño o la afección de las glándulas salivales. Pacientes con diabetes o síndrome de Sjögren son los más propensos a padecer este tipo de xerostomía. También es bastante común en paciente con cáncer de cuello o cabeza, y aquellos que están bajo tratamiento de radioterapia.

Causas de la sequedad bucal

Son varias las causas de sequedad bucal  que hay que tener en cuenta para poder indicar el tratamiento correcto. Y es que hay que mencionar que dependiendo de la causa, se determina si se puede revertir o no. Además, el dentista podrá dar al paciente herramientas para controlar esta situación.

  • La poca producción de saliva puede ocurrir por diferentes motivos, pero probablemente, la ingesta de medicamentos sea la más común.
  • Con el pasar del tiempo, vamos perdiendo la capacidad de producir saliva, lo que lleva a dificultades para deglutir los alimentos.
  • Lesión de nervios. Una herida o cirugía en la cabeza o la zona del cuello puede causar lesión en los nervios que participan en la producción de saliva.
  • Patologías relacionadas. La diabetes, candidiasis bucal, las enfermedades cerebrovasculares, el alzheimer y algunas enfermedades autoinmunes pueden causar sequedad bucal.
  • Consumo de alcohol o tabaco.
  • Consumo de drogas como la metanfetamina o la marihuana.

dentista sequedad bucal

Síntomas de la boca seca

El paciente puede saber que está padeciendo sequedad bucal y necesita ir al especialista cuando presenta cualquiera de los siguientes síntomas o signos. Vale mencionar que no necesariamente tener la boca seca nos indica que hay un problema, pues es bastante común que esto ocurra si estamos deshidratados. Entonces, es de seria consideración cuando:

  • La boca está pegajosa.
  • Saliva viscosa y espesa.
  • Hay dolor o ardor en boca y lengua.
  • Se han agrietado los labios o las comisuras de la boca.
  • El paciente tiene dificultad para masticar, saborear y tragar.
  • Hay dificultad para hablar.

Tratamiento para la sequedad bucal

No se recomienda administrar productos para boca seca por recomendación de otras personas o bien costumbres de familiares. Recordemos que la sequedad bucal pudiera estar indicando que estamos ante la presencia de algunas patologías más graves. Por lo tanto, para tener un buen tratamiento en xerostomía, lo mejor es acudir a un especialista.

En muchos casos, no se puede evitar, sobre todo si se trata de sequedad bucal por medicamentos. Sin embargo, si es posible ayudar a la producción de saliva o bien controlar la situación, de la siguiente manera:

  • Medicamentos para reducir los efectos secundarios de la radioterapia.
  • Uso de enjuagues bucales o sustitutos de saliva.
  • Medicamentos para la estimulación de las glándulas salivales.
  • Consejos para estimular las glándulas salivales como masticar goma sin azúcar o chupar un caramelo sin azúcar

¿Sientes sequedad bucal?

Vale mencionar que no todos los tratamientos son eficaces para los pacientes. Esto se debe a que cada uno se indica de acuerdo a las causas de la sequedad bucal, pero también teniendo en cuenta la condición de salud del paciente. Por eso, hay que pedir cita con un dentista de la clínica José Luis Cano para que te ayude con tu problema.

No hay que alterarse por tener sequedad bucal, pero sí evaluar si esta condición dura mucho tiempo y no se controla al reducir o eliminar el consumo de medicamentos. Sin embargo, tampoco es cuestión de relajarse pues hay que descubrir las causas para determinar si es reversible o no.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.