Hoy queremos hacer un repaso rápido pero en profundidad de las enfermedades dentales más comunes que existen. Desde nuestra Clínica dental de Murcia siempre abogamos por llevar una higiene dental correcta, ya que lo mejor para tener una boca sana es la prevención.

Es por ello que en el artículo que te traemos hoy vamos a enumerar las enfermedades de la boca más comunes y que más solemos tratar en nuestras instalaciones. Así que vamos allá.

Enfermedades dentales comunes

La caries

Cuando una de nuestras piezas dentales sufre una grieta es sinónimo y signo inequívoco de la aparición de caries dental. Recuerda que no llevar una higiene apta provoca que se genere placa bacteriana que, a su vez, deriva en grietas dentales.

A pesar de que te aparezca dicha grieta en una de tus piezas dentales, lo mejor es acudir a tu dentista cuanto antes, ya que tienden a empeorar y derivar en problemas dentales aún mayores.

Padecer de mal aliento

Ya hemos tratado anteriormente esta enfermedad bucal con anterioridad. Tanto el tabaco como otro tipo de sustancias pueden llegar a generar halitosis, así como no cepillarse los dientes y la lengua con asiduidad. Puede llegar a generar problemas sociales en aquellas personas que lo padecen.

Herpes labial

Los herpes labiales

También conocidos como aftas, hacen referencia a la aparición de de ampollas que se suelen localizar generalmente alrededor de nuestra boca o sobre los labios. Estas ampollas se suelen curar con tratamiento en unos 8 ó 10 días. Se pueden contagiar de forma directa.

Aparición de quistes

Este tipo de quistes se pueden definir como unas cavidades benignas en cuyo interior suele encontrarse lleno de pus. Lo mejor para su eliminación es acudir a tu clínica y tu odontólogo extirpara dichos quistes.

Bien es cierto que pueden existir determinados pacientes en los que esta clase de quistes pueden llegar a afectar a la propia encía, pudiendo derivar en la pérdida de esa pieza dental.

Cáncer en la boca

Por culpa de llevar una higiene dental mala durante años puede ser causa directa de la aparición de cáncer bucal. Aunque generalmente suele estar causado por culpa del tabaco o en aquellas personas que abusan de las bebidas alcohólicas.

Suele hacer acto de presencia tanto en nuestras encías, como en el paladar, en los labios o la propia lengua.

gingivitis

La gingivitis

Esta enfermedad bucal es de tipo periodontal y se genera por tener las encías infectadas. Suele generarse por no cepillarse los dientes de forma adecuada y continuada, por lo que tiende a aparecer la temida placa bacteriana.

Todo ello provoca que las encías se inflamen, tengan un aspecto rojizo y que sangren, tanto cuando nos cepillamos como a la hora de comer. La gingivitis es el paso previo a la aparición de la periodontitis, lo que genera aún mayores problemas bucales.

La peridontitis

Es la enfermedad que aparece tras padecer de gingivitis. Suele tener unos síntomas bastante similares. Eso sí, si esa placa bacteriana y sarro siguen aumentando y no te los cuidas, puede llegar a generar la pérdida de masa ósea. Con el paso del tiempo, el diente ya no se sostiene por la falta de hueso y, finalmente, cae.

Encuentra más información sobre la periodontitis aquí: clinicadentaljoseluiscano.com/periodoncia-que-es

La pulpitis

La pulpitis afecta de forma directa al tejido que recubre nuestros dientes, justo donde se encuentran los nervios y se genera por culpa de tanto de la caries mayoritariamente o por cualquier clase de infección en la boca.

Suele provocar dolor y el mejor tratamiento para su eliminación es la realización de una endodoncia, con lo que se consigue eliminar ese tejido pulpar.

La hipomineralización

Afecta de forma directa al esmalte que tienen nuestros dientes, en especial en lo que se refiere a los dientes molares e incisivos. Suele hacer acto de presencia cuando estas piezas dentales se encuentran en pleno crecimiento.

Maloclusión

La maloclusión

Hace referencia a una incorrecta alineación dental y la mejor solución contra ello es el tratamiento de ortodoncia. Se pueden emplear tanto brackets, ortodoncia tradicional o invisalign entre otros. Aunque lo mejor es que acudas a tu dentista para que te indique el mejor tratamiento posible en función de tu caso en particular.